LOS ESTATALES SE HICIERON ESCUCHAR EN LA LEGISLATURA