UNIDOS POR EL ESPANTO: SE VIENE UNA NUEVA MARCHA FEDERAL EDUCATIVA

Tal como ocurrió en marzo y también el año pasado, los docentes y trabajadores de todo el país volverán a realizar una Marcha Federal Educativa en el mes de julio. Así lo confirmó Hugo Yasky, líder de la CTA Argentina.

La idea es que confluyan las dos CTA, la CGT y organizaciones sociales, para exigir que se ponga fin al brutal ajuste económico que impulsa el gobierno nacional encabezado por el empresario Mauricio Macri. En ese marco también se saldrá a defender el empleo y la producción nacional y a pedir que se termine con esta ola de nuevos pobres en la Argentina.

Yasky sostuvo que la unidad demostrada por la clase trabajadora en el paro del 6 de abril debe ser el camino a seguir para enfrentar las políticas excluyentes que impulsa la derecha neoliberal en el país.

A su vez, anticipó que será “una marcha federal que se está construyendo en todo el país para reclamar al Gobierno ‘basta de pobreza, basta de ajustar los salarios’, y defensa del empleo nacional, porque las economías regionales están muy castigadas, pero también están castigadas las economías de las ciudades”.

Y remarcó la necesidad de la “unidad de todos los sindicatos al servicio de la lucha de los trabajadores”. Conocedor de que no es posible seducir al 100 de los gremios, subrayó que “algunos dirigentes sindicales viven en otro mundo, viven de espaldas a las necesidades de los trabajadores”.

Como ejemplo de unidad recordó que hoy las dos CTA no solo están dialogando, sino que están en vías de reconstruirse como una única central, nucleamiento al que quieren sumar también a la CGT.

Las principales críticas se las llevó Gerónimo “Momo” Venegas. “No entiendo que pretenda erigir a Macri como el nuevo Perón de la Argentina, eso no se lo debe creer ni el propio Momo Venegas”, ironizó Yasky.

El dirigente dijo que el Gobierno nacional se niega sistemáticamente a cumplir la ley de financiamiento educativo, que le soltó la mano a las escuelas rurales y a los colegios técnicos y no se preocupa por los salarios docentes. “Vuelven a la idea de que la educación es un gasto innecesario y que hay que reducir”, advirtió.

“Lo que está pasando en Ciudad de Buenos Aires donde el 54% de los estudiantes concurren a escuelas privadas, no se tiene que pasar al país, porque la gente no cae en la escuela pública sino que elije eso”, añadió Yasky.

09-06-2017