1 DE CADA 10 PATAGÓNICOS PERDIÓ EL TRABAJO EN LOS ÚLTIMOS 30 MESES

Los despidos afectan a todos los sectores.

El desempleo creció notoriamente en los últimos tres años en el país y en la Patagonia fue donde más lo hizo. Según el Observatorio de Comercio Exterior, Producción y Empleo (CEPE), organismo dependiente de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), en los últimos dos años el descenso del empleo fue del 2,7% en Argentina, con un crecimiento poblacional del 3,1%. La cantidad de desocupados en la Patagonia, en el mismo período, aumentó un 10,1%.

El informe de elaboración propia en base a datos del Ministerio de Trabajo e INDEC, detalla que cada una de las cinco regiones del país muestra en mayo de 2018 un número de trabajadores formales privados menor al que tenían en noviembre de 2015. La región más afectada es la Patagónica (10,1%), seguida por Cuyo con una baja de 3,9%; el Noreste Argentino (NEA) (-2,7%), y el área Pampeana (-2,0%), siendo la provincia de Buenos Aires (-3,2%) la de mayor caída del empleo en blanco en proporción a la media nacional. Por último, la zona menos afectada es la región del Noroeste Argentino (NOA), que igualmente arroja números negativos con una caída del 1,5%.

En el mismo estudio también se especifica que la destrucción del empleo fue liderada por distintos sectores de la economía. En la región pampeana los que se llevan la peor parte son la industria textil, de confección y calzado y la metalmecánica. En Cuyo, la caída estuvo mayormente afectada por las economías regionales, agroindustria y, en la San Luis la industria manufacturera. En la Patagonia, en tanto, el ritmo lo marca el sector petrolero y el complejo de electrónica de consumo. En el NOA donde aumentó el desempleo fue en el rubro de servicios empresariales e industria textil, de confección y calzado, mientras que en el NEA la caída fue mayoritaria en la construcción y la cadena foresto-industrial.

Nicolás Trotta, el rector de la UMET, sostuvo que “el motivo que explica esto es el magro desempeño de la economía, que impacta en el sector privado y limita las posibilidades de creación de empleo. Además, la apertura comercial golpeó a la industria nacional, sector de alta demanda de mano de obra en el que mes a mes se destruyen puestos de trabajo registrados”.

A su vez, agregó que “el déficit de creación de puestos de trabajo registrado privado es un rasgo característico de los primeros dos años y medio de gestión macrista. Los números demuestran que esta crisis de empleo se extiende a todas las regiones del país”. El informe advierte que, tras la corrida cambiaria, la aceleración inflacionaria, suba de tasa de interés y la aceleración en la reducción del gasto público las perspectivas son aún peores.

Por su parte, la coordinadora del CEPE, Paula Español, afirmó que “en estos dos años y medio de la actual gestión, se observa una falta de creación de empleo formal en todas las regiones. Es por ello que hablamos de una problemática federal. Esta crisis del empleo empezó antes de la corrida cambiaria y, sin dudas, se acentuará con la caída de la actividad económica que nos espera”.

27-08-2018