Desde ATE Río Negro evaluaron el escenario nacional tras los resultados de las PASO y manifestaron su preocupación por la debilidad en la que quedó el Gobierno. Para el sindicato, el Ejecutivo encabezado por Mauricio Macri no va a poder mantenerse en ejercicio durante mucho tiempo más y no existen posibilidades que luego de la contundencia de los resultados pueda mantenerse en el poder los 120 días que restan hasta el 10 de diciembre.

En ese sentido, Rodolfo Aguiar, secretario general de ATE y de la CTA Autónoma de Río Negro, sostuvo: «No creemos que el Gobierno pueda mantenerse en la gestión durante mucho tiempo. Es más, creemos que no es conveniente su continuidad. No hay manera de soportar este escenario los 120 días que restan hasta la finalización de su mandato. Esta nueva corrida cambiaria entierra aún más a los trabajadores y a los jubilados, porque el aumento del dólar se traslada directamente a los precios».

Dijo que pensar en adelantar el traspaso de mando, no es “antidemocrático”. De hecho, existen anteceden en nuestro país acerca de este tipo de soluciones y, según Aguiar, en este momento deben prevalecer los intereses superiores del pueblo sobre cualquier fórmula legal que refiere a la duración de los mandatos.

El gremio considera que las elecciones significaron un gran avance, ya que abren la posibilidad de poner freno a las políticas de ajuste que se impulsan desde hace tiempo en el país, aunque la abrupta pérdida de poder que experimenta la actual gestión genere consecuencias difíciles de soportar para les trabajadores.

El aumento del dólar no sólo eleva drásticamente los niveles de pobreza, sino que se traslada de manera directa a los precios golpeando con dureza a los asalariados y jubilados. La espiral inflacionaria a la que el Gobierno ha dejado a la deriva a los argentinos alcanza récords. Desde su asunción se ha registrado una evolución de precios mayor al 220%.

Desde ATE señalan que se enfrenta una nueva devaluación cuya magnitud afecta los ingresos de todes les trabajadores tornando infructuosos los últimos aumentos alcanzados en paritarias y, además, agrava la crisis que hasta aquí evidenciaban otros sectores como el comercio, la producción, la industria, la pequeña y mediana empresa, entre otros sectores. Les trabajadores estatales, desde que asumió Macri tuvieron una pérdida de salario real del 34,2%.