El debate por la declaración de la Emergencia Provincial en Violencia de Género continúa y las organizaciones de mujeres no descansan. Ayer estuvieron en la Comisión de Desarrollo Humano y Social exponiendo sus principales inquietudes y preocupaciones, a fines de encontrarlas plasmadas en el proyecto de ley.

Del encuentro participaron integrantes de Mumala, Barrios de Pie, el Movimiento Evita, el Plenario de las Trabajadoras, Juntas y de Izquierda, entre otras organizaciones.

Camila Rocha, integrante de Mumala, señaló que durante la reunión se puso en cuestión todo lo que se necesita para el proyecto de ley y que, entre otras cosas, hicieron hincapié en lo presupuestario. “Es importante tener en cuenta el tema del presupuesto, ya que hay un montón de leyes vigentes para proteger a las mujeres que no tienen un presupuesto y esto dificulta su implementación”, expresó.

Asimismo, aseguró que será difícil terminar con la violencia si no se trata desde las bases la precarización.

Otro de los temas que se discutió, fue la dificultad que tienen las mujeres del interior de la provincia para recibir ayuda, ya que carecen de fiscalías especializadas para asistir ante las denuncias y, por otra parte, la falta de refugios para albergar y acompañar a mujeres en situaciones de riesgo.

Según los datos del “Observatorio Mumala mujeres, disidencias y derechos”, el 75% de los femicidios que se registraron en Neuquén desde julio de 2015 a septiembre de este año ocurrieron en el interior de la provincia. Además, desde la organización se manifestaron en contra de que la línea provincial de atención a las violencias (148) no tenga guardias 24 horas en el interior.

“El Estado debe estar más presente con sus dispositivos en todo el territorio porque sino las mujeres no tenemos donde acudir y esto perjudica principalmente a las más pobres, que se encuentran desamparadas y abandonadas”, agregó Rocha.

En tanto la organización de mujeres Mumala se expresó a través de un comunicado de prensa, en el que dijo: “necesitamos el compromiso y la voluntad política de los y las legisladoras y del ejecutivo provincial que ya no puede mirar para otro lado con esta problemática”.