Por tercera vez consecutiva, les trabajadores de la PIAP se apostaron esta mañana sobre la Ruta 22, a la altura del puente de Arroyito, a fines de exigir el pago de sueldos de octubre, dos recomposiciones salariales y una cláusula gatillo que se les adeuda.

Pablo Sosa, delegado de les trabajadores, explicó que hasta el momento no han recibido ningún llamado para intentar solucionar la problemática, por lo que las medidas continuarán hasta que suceda lo contrario.

“Ahora vamos a realizar una asamblea arriba de la ruta, pero por lo pronto mañana se sigue con el corte, a partir de las 6”, adelantó.

De todas formas, esperan que en el transcurso de la tarde alguien levante el teléfono y los llame, para ser citados a una reunión.

Los cortes, según explicó, son totales y se libera el paso cada 3 horas, hasta que se descongestione el tránsito, lo que lleva alrededor de 45 minutos, ya que “es increíble la cantidad de automóviles que se junta”.