Esta mañana se iba a discutir la pena del femicida de Delia Aguado, Diego Tolaba. Sin embargo, cuando el móvil fue a buscarlo a la comisaría 18 donde está detenido, no lograron despertarlo e inmediatamente se lo llevó una ambulancia.

Por el momento, se sabe que Tolaba se encuentra bien, aunque lo dejaron en manos del Cuerpo Médico Forense, a fines de realizarle estudios y confirmar si está -o no- en condiciones de asistir a la audiencia.

Hace un año atrás, Delia Aguado nunca pudo regresar a su casa. Su cuerpo fue encontrado sobre el balneario Sandra Canale y había sido brutalmente violentado. El jurado popular decidió por unanimidad la plena culpabilidad de Diego Tolaba, bajo la caratula “homicidio doblemente agravado por el vínculo y por haber mediado violencia de género”.

Además de discutir la pena, debían revisar la medida de coerción, ya que Tolaba se encuentra hace un año con prisión preventiva y, el código de procedimiento, indica que ese es el plazo máximo para la detención sin condena firme.

El defensor, Fernando Diez, leyó en la audiencia de esta mañana un comunicado oficial por parte de la policía, el cual indicaba que “tras varios intentos fue imposible despertarlo, por lo que se procedió a llamar al servicio de emergencia para contestar su salud”.