Por MuMaLa Neuquén (Mujeres de la Matria Latinoamericana)

Llegamos a esta condena ejemplar producto del seguimiento y acompañamiento que hicimos las organizaciones de mujeres al caso de Delia, ya que, hasta tanto no intervenimos, la Justicia neuquina sólo mostraba su faceta más machista.

Las organizaciones de mujeres estamos para reivindicar y exigir la ampliación de derechos. Sin embargo, si no le hacemos marca personal al Poder Judicial, la “justicia” no está garantizada.

En Neuquén ya contamos con 28 femicidios desde 2015, según las cifras de nuestro Observatorio. Como es evidente, desde el movimiento de mujeres no podemos garantizar el acompañamiento a estas 28 familias en su pedido de justicia.  Por eso exigimos un Poder Judicial libre de machismos y con perspectiva de género. Es el derecho de las víctimas y de sus familias obtener justicia.

La familia de Delia, su madre, hermanas, hijes estuvieron rodeadas de mujeres que les brindamos contención, asesoramiento y acompañamiento a lo largo de este durísimo proceso. Por eso reivindicamos la sororidad y empatía como armas centrales para lograr esta condena ejemplar.