Por Ruth Zurbriggen – Belén Grosso, activistas en la Colectiva Feminista La Revuelta y en Socorristas en Red-

Siempre estamos hablando de amor,

aunque no estemos hablando de amor,

acá estamos hablando de amor también.

Gabriela Larralde (2014)

 

En Argentina, cada 3 horas, una niña de entre 10 y 14 años es obligada a gestar, parir y criar. En el 80% de las situaciones los embarazos de niñas son producto de abusos sexuales intrafamiliares. El dato revelado por UNICEF[1] deja al desnudo la enorme naturalización que existe en relación a los embarazos y -por ende- a las maternidades forzosas. Este informe junto a los datos de acompañamientos a abortar del año 2018 de Socorristas en Red[2], que dan cuenta del acompañamiento a 90 niñas de entre 12 y 14 años y a 1069 adolescentes de entre 15 y 19 años, pusieron a SenRed ante la necesidad de generar una acción que traiga al debate social y político esta temática.

Así surge la campaña En un mundo justo las niñas no son madres, la cual cuenta con una serie de piezas audiovisuales y sonoras, construidas junto a la Cooperativa Comunicar de Necochea. Se extenderá durante todo el último mes del año, también como un anuncio al nuevo gobierno. Un anuncio sobre la insistencia de una serie de reclamos y apuestas.

La insistencia sobre la despenalización y legalización del aborto en Argentina, una enorme deuda interna en Argentina. Un debate que desbordó fronteras en el año 2018, que nos tuvo en el 2019 movilizadas, construyendo acciones de distinto tenor y alcance, que nos permitieran sacar conclusiones de ese 2018 que nos grabamos en las pieles, en los cuerpos y en vida toda. Y así aventurarnos a seguir empujando para este 2020 que ya llega.

La insistencia por la Educación Sexual Integral, como un programa educativo que viene a postular otros modos de abordajes y relacionamientos entre los géneros, los cuerpos, las sexualidades y sobre las perspectivas que permean la educación sexual. Los embates de los grupos antiderechos son cuantiosos, sin embargo, no logran doblegar a les jóvenes que reclaman por la ESI en las instituciones escolares y que en ese reclamo muestran su deseo por saber. Un deseo peligroso para los sectores anclados en dogmas.

En un mundo justo las niñas no son madres es una invitación a pensar y a dialogar para cambiar este estado de cosas. Es una invitación a visibilizar la vulneración de derechos, las dilaciones del Estado, las exposiciones mediáticas, los riesgos obstétricos y psicosociales a los que se somete a las niñas cuando se la obliga a gestar, parir y maternar.

Es una invitación a armar pactos sociales que hagan del cuidado una prerrogativa ética y política. Cuidar amorosamente a las infancias, a(r)mar otras promesas de destino para sus experiencias y existencias (las presentes y las futuras).

Pactos sociales para protegerlas. Para que vivan jugando. Para que vivan desde la justicia que implica vivir libres de violencias.

Las estadísticas de Argentina sobre maternidades de niñas y adolescentes son vergonzantes. Son vergonzantes porque son mucho más que números. Nos interesa contribuir a cambiarlas. Nos interesa construir políticas públicas de cuidado que las tengan como protagonistas. Nos interesa a(r)mar, desde la indignación que esos números nos provocan, nuevas rebeldías esperanzadoras para el tiempo que se avecina.

¡Nos interesa que las infancias vivan de risa!

[1] Embarazo y Maternidad en Adolescentes y menores de 15 años elaborado por Unicef Argentina.

[2] Es una articulación de 54 colectivas de Argentina que da información y acompaña la decisión de abortar, para que quien decida hacerlo lo haga de manera cuidada y sin poner en riesgo su salud ni su vida (www.socorristasenred.org)