El femicida de Delia Aguado, Diego Tolaba, fue hallado muerto esta mañana en su celda de la Comisaría 18 de Neuquén, donde cumplía su condena a perpetua por el asesinato de su ex pareja. Según  la primera información difundida por la fiscalía, la muerte se trataría de un suicidio.

Esta mañana, cerca de las 7.45, efectivos que realizaban el control de rutina lo hallaron muerto e inmediatamente se trasladó a personal de criminalística y de la fiscalía de homicidio para analizar el caso.

Tolaba, de 34 años, había sido juzgado por un Tribunal Popular que determinó la culpabilidad de él por haber asesinado a su ex esposa el 29 de noviembre del año pasado.

La pena se le había otorgado el pasado 29 de noviembre, exactamente un año después del femicidio. Sin embargo, la audiencia ese día debió ser suspendida unas horas, ya que previo a la sentencia, la policía no pudo despertar a Tolaba porque había consumido pastillas y también habría querido quitarse la vida.

Según informó al fiscalía, el femicida fue visto con vida por última vez alrededor de las 5 de la mañana y, u poco más de dos horas después, lo habrían encontrado ahorcado en su celda. De todas formas, en instantes comenzará a trabajar el cuerpo médico forense, para practicarle la autopsia que revelará la causa de su muerte.