Luego de que el fin de semana pasado aparezca pintado un mural en contra de la legalización del aborto en el Hospital Bouquet Roldán, la concejal del Frente de Izquierda, Natalia Hormazabal, y el diputado por el mismo partido, Andrés Blanco, exigieron explicaciones a las autoridades del nosocomio y del Ministerio de Salud, además de su inmediata eliminación.

La intervención fue impulsada por la concejal de la Democracia Cristiana, Nadia Márquez, quien aseguró que el visto bueno para poder llevar a cabo este mural se lo dieron -ni más ni menos- que las autoridades del hospital público.

Por su parte, la concejal del Frente de Izquierda dijo que, además de averiguar quién ha realizado la pintada, necesitan saber si es una política de la gestión del Bouquet Roldán y qué opina el Ministerio de Salud al respecto.

“Es absolutamente grave que se imponga una pintada con una imposición ideológica y religiosa, sobre todo en Neuquén, donde aún no se ha llevado la resolución para establecer el protocolo de la ILE (Interrupción Legal del Embarazo)”, expresó y, a su vez, aseguró que se trata de un hecho sumamente grave.

En tanto Blanco, afirmó que la ILE es un debate que se debe profundizar y que aún no está cerrado. “Hay que seguir debatiendo este tema y por eso repudiamos enérgicamente este mural, ya que no tiene que ver con la libertad de expresión, sino con el ataque a las libertades democráticas”, concluyó.

El repudio al mural anti derechos no solo llegó por parte de les concejales, sino también desde la Secretaría de Mujeres del Hospital Castro Rendón y de un grupo de empleadas del propio nosocomio, quienes manifestaron su rechazo y adelantaron que harán presentaciones para exigir respuestas del Ministerio de Salud.