Trabajadores del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) denunció públicamente al presidente del organismo, Mauro Millán, quien “lejos de ocuparse de los temas realmente importantes”, decidió conformar una planta política con asignaciones a dedo, por “favores políticos” que le hicieron durante la campaña.

Según explicó Pablo Azua, delegado de la Junta Interna de ATE en el EPAS, el presidente Millán quiere elaborar cargos de conducción “con el criterio de devolver favores que se hicieron en campaña política”. “La realidad es que hay cosas más importantes por las cuales ocuparse para mejorar el servicio, como la falta de personal, ropa de trabajo, expedientes y funciones, entre otras cosas”, aseguró.

La denuncia la realizaron con el fin de que se cumplan los puntos del convenio colectivo de trabajo (CCT), el cual indica que todos y cada uno de los cargos deben generarse a través de concursos. “La ley establece eso y nosotros vamos a exigir que se cumpla con nuestro convenio”, expresó.

Dijo que no van a naturalizar estos accionares y atacó al presidente del EPAS, quien “no puede hacer lo que quiera por haber ganado una elección”. “El gobierno está por encima de esa ley y debe respetarse todos los pasos”.

Por último, contó que están llegando varias denuncias por parte de trabajadores del EPAS, quienes aseguran que “también tienen condiciones y experiencia suficiente para hacer cargo de otras tareas y de demostrar sus capacidades desde el concurso”.