Luego de que se dé a conocer el decreto 1841/19 en diciembre pasado, en el cual el Ejecutivo Provincial se otorga un aumento en los haberes para les fucionaries publiques, incluida la gobernadora, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de Río Negro, salió al cruce y sostuvo que el mismo resultado es “inoportuno, selectivo y acelera las paritarias”.

Según el gremio estatal, les funcionaries polítiques están “de paso” en el Ejecutivo y quienes sostienen su funcionamiento son, ni más ni menos, que sus trabajadores. “Por lo tanto, la recomposición de los ingresos de los funcionarios se torna de una selectividad casi discriminatoria y sienta la obligación de convocar de manera inmediata a nuevas paritarias, a fines de definir la recomposición del corriente año”, expresó el gremio desde un comunicado de prensa.

A su vez, ATE indicó que el momento para comunicar el aumento a sus funcionaries es totalmente “inoportuno”, si se tiene en consideración que “todavía no han existido respuestas a las justas demandas de los trabajadores”, señaló el secretario general, Rodrigo Vicente.

Dijo que desde Nación están imponiendo trabajar con el objetivo de recuperar los ingresos de los que no tiene, pero pareciera que en Río Negro ese no es el camino. “Estamos esperando que se provincialicen las sumas anunciadas a nivel nacional y se convoquen de manera urgente a unas paritarias para alentar la recuperación salarial de todos los administradores públicos”, sentenció el sindicalista.