El enojo y el malestar de les trabajadores del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) continúa en crecimiento, tras no recibir ninguna respuesta por parte del presidente del organismo, Mauro Millán, quien fue denunciado públicamente por “devolver favores políticos” a cambio de cargos de conducción.

Pablo Azua, delegado de la Junta Interna de ATE en el EPAS, contó a La Web Sindical que ya han comenzado con las asambleas en diferentes espacios de trabajo, como en el laboratorio, en Chos Malal, en el edificio central y en el comercial, a fines de definir acciones gremiales que podrían llevarse a cabo durante la semana próxima.

“La verdad es que hay mucho malestar y por eso mañana vamos a realizar un plenario para terminar de definir una propuesta obrera de estructura de cargos de conducción”, adelantó.

Asimismo, aseguró que la semana que viene “posiblemente arranque con conflicto”, a menos que el presidente Millán se digne a brindar una respuesta a las manifestaciones de les trabajadores.

“Hay cosas más importantes por las cuales ocuparse, como el mejoramiento del servicio, la falta de personal, la ropa de trabajo, expedientes y funciones, entre muchas otras cosas más”, concluyó el sindicalista.