El mural anti-derechos que realizaron durante el mes pasado en el Bouquet Roldán continúa trayendo polémica, a pesar de haberle borrado la frase “salvemos las dos vidas”. En ese sentido, los médicos y médicas residentes de la Salud Pública de Neuquén expresaron su enorme repudio y rechazo a la intervención y exigieron que lo saquen por completo.

A través de un comunicado de prensa, les residentes expresaron: “Consideramos que se trata de un posicionamiento socio-político que representa un acto de violencia simbólica e institucional hacia la población en general y hacia lxs profesionales de la salud que acompañamos las interrupciones de embarazos”.

Aseguraron que el mensaje anti-derecho “profundiza las inequidades sociales” en cuanto al acceso a la salud y, además, favorece la clandestinidad del aborto, sabiendo aún las consecuencias que este proceso implica.

Cabe destacar que el protocolo nacional y provincial de la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) detalla cuáles son los causales que permiten la ILE, además de las sanciones para quienes obstaculicen el derecho a esta práctica y que las instituciones no pueden ser objetoras de conciencia.

En ese sentido, les residentes aseguraron que la ministra de Salud, Andrea Peve, conoce esta reglamentación e incluso “la ha divulgado mediante declaraciones, aunque sus acciones no son consecuentes con el discurso”.

Asimismo, se refirieron a la frase “Salvemos las dos vidas” que borraron del mural, considerando que “el mensaje sigue estando intacto”. “Exigimos la completa eliminación del mural, las explicaciones públicas respecto a lo sucedido y las sanciones correspondientes para lxs personas involucradas”, concluyeron los médicos y médicas residentes de la Salud Pública.