Esta mañana, el titular del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra, encabezó una asamblea multitudinaria, en la que se discutió, principalmente, los 600 despidos y 1200 suspensiones que hubo en la actividad hidrocarburífera hace unos meses. Del encuentro también participaron el secretario administrativo de la organización sindical, Marcelo Rucci e integrantes de la comisión directiva y la intendenta de Rincón de los Sauces, Norma Sepúlveda.

En principio, el líder sindical aclaró que las acciones gremiales no se tratan de una medida de fuerza que va en contra del gobierno nacional, como lo indican los medios de comunicación, sino de aquellas empresas que “ponen de rehenes a los trabajadores”. “Hay medios que dicen que va a ser el primer paro que va a tener Fernández, pero nosotros acompañamos y seguimos acompañando al gobierno nacional”, afirmó Peryera.

Expresó que las empresas no quieren más que “tirar el fardo para tenernos desubicados”, aunque señaló que los únicos responsables de los despidos y suspensiones son los “señores de las empresas”. “Si quieren tener a los trabajadores de rehenes para arreglar sus problemas se equivocaron porque estamos organizados y vamos a hacer lo que tengamos que hacer para revertir esta situación”.

Por otra parte, manifestó que están en peligro el trabajo de las pymes y de las empresas neuquinas, ya que hay “una maniobra” para que las empresas cercanas a YPF “mantengan el control de las operaciones”. En ese sentido, afirmó que no se opondrán a este plan, porque “nos quieren poner gente de YPF a realizar nuestras tareas y manejar la actividad a gusto y placer de ellos, con los trabajadores en las calles”.

Ante esta preocupación, confirmó que las asambleas en todos los yacimientos continuarán y que, el próximo jueves 23 de enero a las 11, convocan a una masiva movilización en la capital neuquina, donde “iremos entre 25 y 30 mil trabajadores a defender nuestros puestos laborales”.

Finalmente, la intendenta Sepúlveda brindó palabras de apoyo y respaldo para les trabajadores, porque “entendemos que no debe haber ningún despido y más aún en Rincón, donde la actividad petrolera es la matriz económica”.