Según confirmaron, el Gobierno Nacional convocará a los gremios docentes a discutir la paritaria del 2020 durante la próxima semana. El fin del encuentro será comenzar a discutir lo que será el acuerdo salarial para el corriente año, además de fijar el salario inicial de les maestros y maestras de todo el país y, a su vez, poner sobre la mesa políticas que mejoren la calidad educativa, como planes de estudios, formación docente gratuita, entre otros.

La secretaria general de Ctera, Sonia Alesso, expresó su conformidad ante el regreso de las paritarias nacionales, a pesar de aún no tener la convocatoria formal. “El Gobierno nos había anticipado que iba a ser la próxima semana, aunque aún no hay fecha confirmada”, señaló.

Asimismo, adelantó que desde el gremio todavía no ponen en discusión el piso salarial para proponerle al Gobierno, pero que están llevando a cabo diferentes reuniones con la comisión ejecutiva, a fines de llegar a una propuesta o porcentaje.

La líder sindical señaló qué temas quieren poner sobre la mesa desde el gremio docente, entre los que se encuentra la actualización del fondo compensador, la posibilidad de discutir la formación docente, la calidad de la educación, el mantenimiento y construcción de nuevas escuelas, los programas socioeducativos, cuestiones pedagógicas y políticas nacionales educativas, entre otros tantos temas.

Por otra parte, se refirió al rechazo de la cláusula gatillo por parte del Gobierno Nacional, porque cree que esa discusión “le compete a cada provincia con el respectivo gremio docente provincial”. “La paritaria nacional es como una ‘paritaria marco’ que establece cuál es el piso salarial, es decir el salario inicial que debe cobrar cada docente del país. Después, cada provincia discutirá su propia paritaria y cuestiones más específicas como lo es la cláusula gatillo”, explicó Alesso.

La eliminación de la paritaria nacional docente generó un grave deterioro en los salarios de los docentes y en sus campos laborales. Esto, según el Instituto Marina Vilte, de Ctera, durante la gestión macrista y, a raíz del feroz ajuste que realizaron en Educación, se redujeron en un 36% las acciones de formación docentes, un 69% los fondos para edificios de jardines de infantes, otro 69% de planes de educación digital y un 77% los de infraestructura escolar.

Estos números no sólo perjudicaron a les docentes de todo el país, sino a todes les alumnes que tienen derecho a la educación. Es por eso, que con el gobierno de Alberto Fernández, y el ministro de Educación, Nicolás Trotta, les docentes esperan salir a flote poco a poco y que sus condiciones, al igual que la de les alumnes, mejoren pronto y puedan tener un inicio de ciclo con total normalidad.