Les trabajadores del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) movilizarán el próximo jueves 20 y viernes 21 de febrero, en rechazo a la estructura funcional en Ente, como los puestos “a dedo”, las plantas políticas, la falta de ropa de trabajo y un pago de una multa por el retraso de la misma, entre otros.

Las medidas fueron definidas en un plenario, donde les trabajadores del EPAS -agrupades en ATE- debatieron el estado del servicio y las condiciones laborales en las que se encuentran operando.

En ese sentido, definieron, además de movilizar, convocar a un quite de colaboración el jueves 20, mientras que el viernes participarán de la asamblea general y provincial de ATE, por las problemáticas en ISSN y del acuerdo salarial.

“Los y las trabajadoras repudiamos y rechazamos la estructura funcional del EPAS, ya que consideramos que es un despropósito nombrar a 216 cargos en una planta de 680 trabajadores”, expresaron les trabajadores, desde un comunicado de prensa.

Asimismo, dijeron que rechazan la imposición de paracaidistas, plantas políticas, puestos a dedo, para ocupar cargos de conducción sin concurso previo, lo cual es “una violación a la ley del convenio colectivo de trabajo”.

Por otra parte, exigieron la inmediata entrega de la ropa de trabajo adeudada y, a raíz de ello, exigen el pago de una mula por retraso, que deberá equivaler al valor real y actualizado de la ropa atrasada.

“También ratificamos el pedido de audiencia emitido oportunamente al intendente (Mariano) Gaido y le exigimos que se tenga en cuenta los aportes de las y los trabajadores del EPAS en relación al contrato de concesión”.

Por último, aseguraron que el Ente se encuentra en estado de emergencia, por lo que piden con carácter de urgencia el ingreso de personal en todos y cada uno de los sectores críticos.