En el marco del Día Internacional de la Mujer, donde se conmemora la lucha feminista y a todas aquellas mujeres que perdieron la vida por ir en búsqueda de sus derechos, La Web Sindical habló con Ruth Zurrbriggen, integrante de la colectivas La Revuelta, quien participó de un ping pong de preguntas y respuestas en las que, además de hablar del feminismo, explicó cómo deben actuar los varones, entre otras cosas.

¿QUÉ ES SER FEMINISTA?

Estar siendo feminista son muchas cosas. En principio, es negarse a que nos traten como un trapo de piso; es estar siempre en alerta y sospechosas sobre todos y cada uno de los mandatos. Es cuestionarse y no tolerar todas las jerarquizaciones y las discriminaciones; es tener una conciencia colectiva de las desigualdades que hay en este mundo y también es mucha libertad. Estar siendo feminista es parte de la construcción de libertades y siempre colectivas.

En el marco del #8M, diferentes organizaciones y colectivas de mujeres se unirán para marchar y exigir, una vez más, por un mundo en igualdad de condiciones. En Neuquén, la convocatoria será a partir de las 18.30, en el monumento a San Martín.

¿POR QUÉ Y PARA QUÉ MARCHAN?

Hoy marchamos en el marco de un nuevo paro feminista internacional y plurinacional de mujeres, lesbianas, travestis, trans y no binaries, para insistir en que la deuda es con nosotras y nosotres; que no es con el FMI, ni con la iglesia. La deuda del Estado es con la vida, con la salud y con el derecho a decidir que tenemos sobre nuestros cuerpos.
Marchamos para decir que las desigualdades económicas y el endeudamiento son parte de la estructura violenta de este sistema heterocispatriarcal, en el cual seguimos interpelando diariamente.

¿CÓMO ENFRENTAR Y LUCHAR CONTRA EL MACHISMO?

Hay acciones que son de todos los días y muy cotidianas en todas las instituciones y ámbitos en los que estamos. Por ejemplo, podemos enfrentarlo no tolerarando el machismo e interpelarlo cotidianamente porque se cierne en una serie de acciones naturalizadas de chistes o dichos que es allí donde creo que tenemos un trabajo cotidiano muy intenso que desplegar. Cabe destacar que cuando digo instituciones también digo familia; la familia nuclear que es profundamente radioactiva, donde hay relaciones de poder, donde vamos, sentimos, vivenciamos y palpamos sobre nuestros cuerpos y pieles, y es allí donde hay que interpelar todo eso. Ni hablar de interpelar al nivel de las políticas macroestructurales, exigiendo políticas justas y atravesadas por las perspectivas de feministas.

¿CÓMO PODEMOS APORTAR DESDE NUESTRO LUGAR PARA QUE ESTE MUNDO SEA MÁS IGUALITARIO?

Es, justamente, cuestionándolo todo, cuestionando toda naturalización de relaciones que no son naturales sino que están asentadas en relaciones de poder. También hay que buscar qué nos hace bien, cómo nos cuidamos y, en ese sentido, seguir armando esas redes comunitarias que necesitamos seguir desarrollando.

EN EL CASO DE UN HOMBRE, ¿CÓMO DEBERÍA ACTUAR PARA APOYAR LA LUCHA FEMINISTA?

Los varones más que apoyar la lucha feminista tienen que dedicarse a revisarse constantemente. Creo que no se trata de apoyar nuestra lucha, sino de pensar en la crisis de humanidad que tienen como clase y que, hasta tanto no se pregunten y no busquen algunas respuestas para organizar cómo romper el pacto de fidelidad que tienen entre varones, creo que va a ser muy difícil que puedan hacer algo.
Nosotras los llamamos para que salgan a las calles a organizarse y a dejar de depender de nuestro accionar para mostrar que realmente les avergüenza la masculinidad femicida, golpeadora, violenta y violadora. No alcanza con que digan que está mal, tienen que salir a actuar; tienen que salir a decirle a la clase de varones femicidas que los repudian, porque está claro que nosotros venimos haciendo todo lo que podemos y más, pero se nos está yendo la vida con esto. Por eso, los varones tienen que empezar a interpelar masiva y públicamente a los femicidas; esos varones que dicen sentir que nuestro reclamo es justo, que se revisen y que revisen constantemente su acciones y salgan a las calles a decir la vergüenza que les produce esa masculinidad hegemónica.

EL PATRIARCADO, ¿SE VA A CAER?

Creo que el heteropatriarcado va a ir reconfigurándose cada vez que pueda y también defendiéndose, reaccionando. Justamente son estructuras de poder muy conservadores, muy asentadas, en estructuras también capitalistas. El capitalismo necesita del hétero sis patriarcado para sostenerse, para seguir explotando y para seguir provocando desigualaciones. Creo que el patriarcado se va a caer, estoy convencida de que lo vamos a tirar porque lo estamos tirando diariamente cuando hay otras subjetividades, cuando hay un movimiento global impresionante como es el feminismo; impresionante en relación a la capacidad de movilización, porque es transnacional, intergeneracional; porque lo que esta pasando la verdad que siento que no tienen vuelta atrás. Entonces, lo estamos tirando en esa cotidianidad cada vez que nos revelamos, cada vez que salimos a la calle lo tiramos y también transfronterizamente porque lo que ocurrió este fin de semana en tantos lugares de América Latina, en tantos lugares del mundo con movilizaciones inmensas da cuenta de que estamos hartas, de que no se soporta más y en ese no se soporta más hay una decisión que es salir a las calles y encontrarnos en ese lugar seguro que para nosotras es cuando estamos juntas y juntes, y sentir que hemos perdido el miedo. Sí, los femicidios nos horrorizan nos dan rabia, tristeza y nos enojan pero también mantiene en alto las banderas de lucha. Por eso y mucho más, creo que sí, que de alguna manera lo vamos tirando cotidianamente.