Mientras el aislamiento social, preventivo y obligatorio, continúa extendiéndose, las salas teatrales de Neuquén -y seguramente del país- ya no saben cómo hacer para afrontar los gastos mensuales de mantenimiento. En este caso, La Web Sindical habló con Pablo Di Lorenzo, presidente de la Asociación Teatro del Histrión, fundadora de la sala Ámbito Histrión, quien nos contó las dificultades que deben enfrentar en estas épocas de pandemia.

En principio, contó que las salas independientes son utilizadas para la formación de personas, donde artistas de diferentes áreas brindan clases, siendo éste su único sustento económico. Hoy, lamentablemente, las salas están «al borde del cierre» por falta de presupuesto y no sólo eso, sino con la posibilidad de que muches artistas se queden sin trabajo al terminar la cuarentena. «Trabajar de esto ya es complejo y en éstas épocas de pandemia aún mucho más», aseguró Dilorenzo.

Habló de las recaudaciones que tiene el teatro, en primer lugar el borderó (bordereau), donde toda la plata que ingresa por la venta de entradas va un 70% para les artistas y un 30% para la sala; en segundo lugar el alquiler de las salas y, en último lugar, los findes de programación. Toda esa plata, está destinada a pagar los gastos de alquiler, servicios y personal, aunque, lamentablemente, en este momento no cuentan con ninguno de esos ingresos y la situación se vuelve mucho más complicada.

A esta problemática, se le suma que durante enero y febrero generalmente las salas permanecen cerradas, por lo que deben contar con un «colchón de dinero» para bancar esos meses de verano. El mes «fuerte» arranca en marzo, y este año no pudieron siquiera abrir la temporada, ya que se vieron obligados a cerrar por la pandemia. «Imaginate como estamos, tuvimos el arraste del verano, sumado a marzo y abril que no pudimos recaudar ni un sólo peso», expresó.

Añadio que, en estos momentos de incertidumbre se necesita, ni más ni menos, que un Estado presente que, de alguna manera, destine recursos para las salas de teatro de Neuquén. «En 14 años que llevamos con el teatro jamás le pedimos un peso al Municipio y a Provincia. Entonces, entendemos la situación en general pero también entendemos que si una organización sin fines de lucro nunca te pidió nada, ahora podrían gestionar el dinero para evitar que cerremos», explicó Dilorenzo, haciendo referencia al subsidio que días atrás se había comprometido a otorgar el Ministerio de las Culturas.

Dijo que está claro que si una sala cierra, no vuelve a abrir y que el Ámbito Histrión se mantiene con la militancia de pura vocación. «Ayer, a raíz del revuelo que se armó en las redes por estas cuestiones, el ministro de las Culturas (Marcelo Colonna), propuso pagar un subsidio de emergencia de dos cuotas de 70 mil pesos, plata que si bien no alcanza, sirve para pagar algunas cuentas».

Por último, el presidente de la Asociación Teatro del Histrión mostró su preocupación, ya que el único dinero que reciben durante el año es el subsidio del Instituto Nacional del Teatro (INT). Por eso, pidió al Estado que tome cartas sobre el asunto y responda a la demanda de todes, para poder salir adelante de esta situación que golpea a millones de argentines.