Días atrás, UnTER Central le exigió al Ministerio de Educación y Derechos Humanos que agilicen las solicitudes de las licencias por violencia de género y las garantías de protección de derechos, en tanto dure la pandemia y hasta que se normalice el sistema público de salud. En ese sentido, lograron que los organismos competentes acepten los certificados emitidos por médiques del sector privado, «medida extraordinaria» en este contexto social por el cual atravesamos.

Asimismo, el sindicato docente requirió que para tramitar la licencia no sea limitante o excluyente la presentación del certificado emitido por salud, sino que se acepte con la sola presentación del certificado médico de cualquier ámbito.

La «medida extraordinaria», fue informada desde la Subsecretaría de Derechos Humanos hacia las coordinaciones, donde les exigieron que respeten la normativa mientras dure el estado de la pandemia y hasta que se normalice la atención en todos los organismos de la salud pública.

«La medida responde a la gestión realizada y fundamentada desde las Secretarías de Salud en la Escuela y la de Derechos Humanos, Género e Igualdad de Oportunidades de UnTER frente a la necesidad de la intervención rápida para garantizar la protección de las compañeras en situación de violencia de género», explicaron desde UnTER, a través de un comunicado de prensa.

Agregaron que dicha norma debe «adaptarse al contexto de emergencia sanitaria» y más aún teniendo en cuenta las condiciones del aislamiento, donde quedó demostrado que hubo un gran aumento de las consultas en las líneas destinadas al acompañamiento de aquellas mujeres que se encuentran «confinadas» con sus agresores. «Son a ellas a quienes se les deben garantizar las herramientas necesarias para salir del círculo de la violencia y en muchos casos proteger su vida y la de sus hijxs», concluyeron.