Un estudio realizado a 635 empleadas domésticas de todo el país, a través de las redes y WhatsApp, demostró que sólo al 33.1% de las trabajadoras le siguieron pagando el salario completo, a pesar de haber estado imposibilitadas de trabajar por la cuarentena.

Según Miriam Wlos, coordinadora el programa Salud, Subjetividad y trabajo de la UNLa, decidieron investigar a las trabajadoras de casas particulares, ya que «están vinculadas a problemáticas que están invisibilizadas, además de pertenecer a una población informalizada y precarizada», expresó y, además, aseguró que esta situación, ante la pandemia, «empeoró mucho más».

El estudio también reveló que a un 11% le pagan porque van a trabajar a pesar de la cuarentena, que el 66% no hace tareas generales de limpieza, sólo el 22% realizan limpieza, asistencia y cuidado de personas, el 8% cuidado de personas y el 4% otra actividad.

«Es muy impresionante ver la estrategia de los empleadores para no pagar, así como para intentar cambiarlas de categoría para que vayan a limpiar como si fueran de cuidado», contó Wlos.

Agregó que cerca del 70% de las trabajadoras no están registradas como corresponde, que el 3.5% fueron despedidas, que al 20.2% no les pagan y al 13.1 le pagan menos.

Por otra parte, lamentablemente la encuesta arrojó que el 55 de las trabajadoras que respondieron las preguntas no tienen ningún otro ingreso extra, mientras que el 32% trabaja en varios hogares.

«Hace 16 años que trabajo y me tiene en negro. Hoy en día no me están pagando en esta cuarentena y soy persona de riesgo», citó el estudio a una de las personas encuestadas.

«Uno de mis empleadores me dijo que por ningún motivo me puede pagar si no trabajo», dijo otra empleada doméstica.

«Fui despedida en cuanto empezó la cuarentena obligatoria en uno de los trabajos fijos que tenía. En los otros directamente no me responden o no se hacen cargo porque no trabajaba con registro», aseguró otra mujer encuestada.

Cabe destacar que la mayoría de las encuestadas viven en Buenos Aires y en menor medida se encuestó a mujeres de Jujuy, Salta, Tucumán y Santiago del Estero un 7,9%; en Córdoba, Entre Ríos, La Pampa y Santa Fe un 5,8% ; un 3,6% en Mendoza, San Luis y San Juan; otro 2,7% en Formosa, Chaco, Corrientes y Misiones y 1,6% en Chubut, Neuquén y Río Negro.